Skip to content

cuaderno de bitácora

Detalles de mis viajes

¡Alex Txikon hace cima en el Manaslu invernal!

A la tercera ha ido la vencida. Alex Txikon ha logrado hollar el Manaslu (8.163 metros de altura sobre el nivel del mar) por primera vez en la historia en una expedición puramente invernal. El cambio de estrategia, el haber tenido un mes de aclimatación para poder atacar la cumbre según tuviera la primera oportunidad y la ventana de buen tiempo que se les ha presentado han sido clave para poder lograr el objetivo. «Estamos muy cansados pero tremendamente emocionados. Ahora toca bajar poco a poco y llegar todos sanos y salvos. En ese momento será cuando consigamos la verdadera cima», ha explicado en su descenso el alpinista vasco. El equipo liderado por Alex Txikon enfocó de manera diferente el reto de este año. La experiencia aprendida durante los dos primeros intentos los llevó a decidir que tenían que estar preparados para la primera oportunidad que se les presentara. Es por esto por lo que Alex Txikon ha estado inmerso en otros proyectos en el Himalaya que le han ayudado en esa primera fase de aclimatación. Llegó al Campamento Base del Manaslu el 26 de diciembre y lo hizo preparado, esperando su oportunidad. Establecieron el Campamento Base a unos 5.000 metros de altitud. Miraron las previsiones meteorológicas y comprobaron que los últimos días del año el viento arreciaría con fuerza pero que poco a poco el tiempo comenzaría a estabilizarse. «Esta es la oportunidad que esperábamos», anunció un Txikon preparado para el reto. Se echaron la mochila a la espalda el 4 de enero, cogieron el material necesario y subieron directamente hasta el C2, a unos 6.400 metros. «Hemos hecho cerca de 1.500 metros de desnivel. La ruta ha sido durísima por el viento y por todo el material que traíamos», destacaba el alpinista vasco. Descansaron en el C2 y rápidamente ascendieron al C3 (justo por debajo de los 7.000 metros) el 5 de enero. Pasaron la noche allí, pensando en la estrategia a seguir. «Tenemos que aprovechar esta ventana. El tiempo es favorable y puede ser nuestra oportunidad. Mañana de madrugada salimos a intentar la cima. A ver qué nos encontramos», explicaba antes de intentar la proeza. Y el 6 de enero los Reyes Magos le trajeron el mejor regalo posible: buen tiempo y la oportunidad que había esperado desde hace 3 años. Junto a Pasang Nurbu Sherpa, Chhapel Sherpa, Gelu Sherpa, Maila Sherpa, Mantere Lama Sherpa y Gamje Babu Sherpa, sus compañeros de cordada, atacó la cumbre y escribieron la historia con letras de oro. A las 9:30 (hora local) consiguieron ascender la octava montaña más alta del mundo, sin ayuda de oxígeno artificial y en pleno invierno. Una hazaña jamás antes conseguida.

Post similares

Más aventuras

Generated by Feedzy